4 de mayo de 2008

Ekketerberg, el juglar belga


Junto con un compendio de las 54 mejores baladas pastoriles del cantautor sordomudo belgo-egipcio Omar Aldh -Af Wahala, el sello discográfico Belgische Grammophon publica en su sección de "promoción de la música valona y otras rarezas" el esperado primer disco del cantautor belga Tobbias Ekketerberg, que lleva por título "No lo pienses dos veces, es otro taxidermista más". El Retablo se une a las muestras de júbilo de la comunidad cultural internacional y, coincidiendo con el decimonoveno aniverario de la primera actuación de Ekketerberg en público, ofrece a sus lectores una reseña del cantautor y su obra.

Tobbias Ekketerberg, "el Jilguero de Bruselas", como el mismo insistía en hacerse llamar (si bien disputa ese título con otros 38 compatriotas), nació el 7 de noviembre de 1964 en la barriada de Sant Gilles de Bruselas. Los padres del cantautor - figuras omnipresentes en su obra - dedicaron cuarenta y cinco años de su vida a trabajar en la oficina del censo de extranjeros de Ixelles, donde se habían conocido. Muy pronto se percataron de que su hijo demostraba un cierto talento para la creación artística, en sus formas más básicas. El niño era un portento acompañando canciones patrióticas con la cuchara y la botella de anis du singe, pero donde realmente destacaba era en el manejo del silbato. Los vecinos de la familia recuerdan muy bien la habilidad de Tobbias con dicho instrumento.
"Practicaba noche y día - nos comenta una vecina a la salida de la iglesia - el muy hijo de …".
Convencidos de que tenían que facilitar a su hijo lo que la fortuna les había negado a ellos, desde muy pronto impulsaron al joven Tobbias para que se lanzara sin miedo a la aventura de trabajar como jefe de estación para los ferrocarriles estatales.

Tobbias Ekketerberg, "el Ruiseñor de Sant Gilles", como también insistía en hacerse llamar, no recibió una sólida formación musical propiamente académica, si bien tampoco puede decirse que sea un autodidacta en sentido estricto. En rigor, no puede afirmarse que haya aprendido música jamás. En cualquier caso, Ekketerberg afirmó en todo momento que él no necesitaba conocimientos musicales para componer. Más aún, precisamente si compuso es porque no tenía tales conocimientos.
"Hay que acabar con la tiranía de Monsieur Pentagrama de una vez por todas - repitió toda su vida - El talento creativo debe ser liberado de la esclavitud de las asfixiantes corcheas".
De una manera sintética se puede decir que la cadencia rítmica de las canciones de Ekketerberg se estructura sobre acordes musicales reiterativos de carácter electrónico-instrumental, admirablemente parecidos a las tonadillas pregrabadas de los organillos eléctricos Casio.

Pero sin duda no es la música propiamente dicha ("un mero peaje para contentar a los críticos advenedizos y obesos") el aspecto más relevante de la producción de Ekketerberg. Lo que hace de este cantautor belga un músico singular e inimitable son las letras de sus canciones. Sus textos bien pueden ser considerados como un valioso objeto de análisis (por lo menos) sociológico.

Dejando de lado la duración de las canciones (todas por encima de los veinte minutos), la huella de identidad del autor se refleja en su selecta temática. Ekketerberg siempre consideró las canciones sentimentales como un género despreciable y vulgar. Juzga "ridícula y muy ordinaria" la desnudez con que otros cantautores exhiben impúdicamente los sentimientos más desgarrados ante el público. El "Petirojo de la rue de Savoie" tuvo claro desde un principio que quería ser el cantautor de la satisfacción razonable, del equilibrio cotidiano.

"El público está harto de lamentos y gimoteos, corazones partidos y siemprepensarentíes. Los "te amo" suenan ya a latas viejas y vacías. Y encima oxidadas. Rompamos con la canción sentimental . ¡La revolución de lo mesurado es imparable!"

En 1989 plasmó su ideario creativo en la que es considerada por los expertos como su canción insignia, Buenos días, almohada.

Buenos días, almohada.
Hoy no ha salido el sol, pero
tampoco llueve.
Así que dejaré el anorak en casa.
De camino al trabajo,
tomaré el desayuno.
Hu-hu, desayuno, desayuno.

Tengo para mi que hoy
saldré pronto de trabajar.
A media mañana comeré mi gofre sin chocolate,
pero con nata.
No es que necesite guardar la línea,
Pero hay que cuidar
la pancita.
Hu-hu, la pancita, la pancita.

Trabajar en los
ferrocarriles del Estado
no es muy excitante,
pero tiene sus cosas
buenas.
A veces los borrachos de la Estación Central se pelean
Y arman
gresca
Hu-hu, gresca, gresca.

Cuando me aburro en el trabajo,
Pienso que los sindicatos han negociado
Un buen plan de pensiones.
Cuando quieren son muy listos los tíos.
Hu-hu, muy listos, los tíos.

(bis de nuevo, ocho veces)

En una reciente conferencia sobre tendencias antisociales, el epistemólogo danés Stig Rösmussen hizo una alusión a la poética de Ekketerberg y la definió como

"Un nítido barómetro con el que se puede medir la profundidad del alma del autor".
(Cuando desde el público se señaló que los barómetros no miden la profundidad de nada, Rösmussen se limitó a responder: "Precisamente, precisamente").

El disco que edita la Belgische Grammophon reúne los hitos más destacados del cantautor: Me puede ir mejor, pero también peor; La cerveza, más buena con espuma; Carnicero, póngame cuarto y mitad; Pasé todo el día en el río, sin resultados reseñables; Y tú, ¿cómo te atas los cordones?... Como no podía ser de otra manera, el disco concluye con su memorable canción de despedida: "Adiós amigos, me voy a cenar".

El Retablo aplaude el rescate de la obra de Tobbias Ekketerberg del injusto olvido al que había sido relegada. Los ingentes admiradores de "la Urraca de Valonia" podrán tener por primera vez acceso a copias de la obra de este singular cantautor.

(Posiblemente debido a unos malentendidos administrativos dentro de la firma discográfica, la primera remesa de discos de Ekketerberg saldrá al mercado en formato vinilo. No obstante, en declaraciones a El Retablo, la dirección de Belgische Grammophon ya ha asegurado que este problema no se repetirá en el futuro, dado que no piensan volver a editar jamás la obra de Ekketerberg.)

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Molusco said...

Jajajajajajjajajjajajjajjajajajja!!!!

A pesar de la alta velocidad de posteo de este blog, de vez en cuando me paso a leer el último post que se haya publicado. Éste sin duda es muy bueno y vuelve a las raíces de "El retablo", que allí quedan.

Una duda que me intriga, ¿esta eminencia de la música escribía en español o lo que aquí se presenta son traducciones? Pura curiosidad.

('Pasé todo el día en el río, sin resultados reseñables' jojojo! ésta la quiero oir... Belgische Grammophon dices, no? voy a ver si sigue funcionando el tocadiscos)

PD: Como vicepresidente del club de fans de "El retablo" (que cuenta con un miembro) pido más biografías verosímiles(?).

¡Saludos cordiales!

11:07 p. m.  
Blogger Pedja said...

Ohh puro caviar¡¡¡, Ekketerberg de nuevo en edición vinilo. Ya he encargado 3 al precio de 256,87 euros cada uno. Me dicen en Blegische Grammophon que ya si eso me lo mandan... Gracias El Retablo.

2:24 p. m.  
Anonymous Rodión Laportevich said...

Me alegro de que Lorenzo Durruti, con sus contados pero oportunísimos posteos, haya rescatado del olvido a una de las mejores voces para la canción de autor que jamás vio nacer la Bélgica otrora unificada en sentimiento nacional. Tal y como rescata Durruti, sus letras tienen esa fuerza que sólo unas pocas obras maestras atesoran, que esa cadencia consciente de la genialidad que no necesita ostentación, calambures, sinécdoques ni retruécanos para ser efectiva. Y conmovedora. ¿Quién no se ha emocionado, o, sí, por qué no decirlo de una vez, "llorado", con un canción de Ekketerberg de la sensibilidad de "Buenos días, almohada"?

"Hay que cuidar la pancita" o "los sindicatos han negociado un buen plan de pensiones" arrojan, con su aparente desenfado y espontaneidad, un haz de lucidez sobre el mundo globalizado que le convierten en un trovador absolutamente imprescindible para entender la canción popular belga de los últimos cinco o seis años.

Felicito y aplaudo con todas mis manos y pies al gestor de El Retablo por su acertado -y necesario- post, y le animo a seguir entregándonos estos pedacitos de aleph digital que tan bien nos hacen. Atentamente,

Rodión Laportevich

2:09 a. m.  
Blogger carlinhos braun said...

Por fin!, un disco del jroscoscias de Bruselas, me dije en éxtasis cuando leí El Retablo el otro día.

Con alegría y decisión me dispuse a comprarlo, pero trás decenas de llamadas infructuosas a Belgische Grammophon para encargarlo he tenido que desistir.
O bien me piden estar inscrito en la "commune" de St Giles para poder comprar el disco, o bien me piden datos personales y fiscales demasiado precisos, o bien dicen que allí lo que venden son mejillones, o bien me salta el contestador, porque claro, el horario comercial es de 11 de la mañana a 11.45, de martes a miércoles...

Ahhh, en fin, tendré que esperar a que llegue al top manta.

6:05 p. m.  
Blogger Molusco said...

A veces la realidad supera a la ficción. Incluso a la más verosímil.

http://tinyurl.com/6mqvfo

3:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Eres un cabrón. Esto es una parodia de mi artículo de Dylan... Niégamelo.

9:06 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home